7. Turquia

18 millones de habitantes, puente de unión entre Europa y Asia. Eso es Estambul.

Una ciudad que rebosa de vida por todos sus rincones.

Que decir.. conducir por Estambul es una auténtica locura, con Marc tardamos 2h en encontrar el sitio que buscábamos, Kusgun Motor.

Kusgun Motor, es un taller especializado o mejor dicho, un equipo de las mejores personas capaces de solucionar cualquier problema en una moto en Turquía, además de unas maravillosas personas amantes del motociclismo.

Al lado del taller tienen un local (Club) que han ido arreglando para dar cobijo a viajeros de todo el mundo que pasan por Turquía.

Imagen

Mehmet Zeki, Taylan, y Abdurrahman Unal y su hijo Enes Unal se ocuparon de nosotros en todo momento.

Es estupendo cuando unas personas que acabas de conocer te hacen sentir tan a gusto. Tengo que decir que me doy cuenta que saber ingles es importante para mantener una conversación pero en absoluto para comunicarse con las personas en el día a día, contarse historietas y pasar buenos ratos, lo verdaderamente importante es una actitud receptiva para ello.

El primer día, Marc, Mehmet y yo nos fuimos de visita turística al centro. Mehmet nos hizo de guía a un ritmo frenético, él sabia que solo disponíamos de un día, y se propuso enseñarnos todos los lugares y rincones que teníamos que ver obligatoriamente de Estambul, incluso nos recalcaba los lugares idóneos para hacer las fotos jajaja.

ImagenImagenImagenImagen

ImagenImagenImagenImagenImagen

ImagenImagenImagenImagen

ImagenImagenImagenImagen

Al día siguiente yo me fui con Abdurrahman Unal (Apo) y su hijo Enes a la playa para acabar haciendo una barbacoa en su casa de campo.

Apo es piloto de enduro y seguirle fue una aventura en sí misma. El tipo se ponía a adelantar por la acera, saltando para volver a incorporarse al tráfico, y con Enes detrás. Era para filmarlo jajaja.

En la playa me fijé que habían muchos mejillones en las rocas y haciendo el comentario con Apo, me dijo que estaban muy buenos. Me puse a coger mejillones por si les gustaban para acompañar la barbacoa. A la media hora ya tenía los bolsillos llenos, Apo y Enes también. Al salir del agua, caí en la cuenta que seria un problema llevar esos 4 kilos de mejillones en las motos ya que habíamos salido solo con el bañador, aunque parezca mentira, no llevaba ninguna bolsita de plástico de las que me gustan.

En ese momento me fijo que Apo y Enes están cogiendo maderas de la playa y se están organizando. jajaja.

Efectivamente, el plan era hacer un aperitivo improvisado de mejillones a la piedra en la playa, como me decía Apo “Turkich is free”. A los 5 min ya estábamos comiendo mejillones, hay que reconocer que estaban buenísimos.

Imagen

ImagenImagenImagenImagen

La sorpresa me la llevé en su casa, cuando me explicó o mejor, entendí, cómo iba a hacer el pollo: “Chicken a la metal box”. Entiendo que es como un horno pero a lo silvestre y con ese toque característico de barbacoa. En 10 minutos hizo unas buenas brasas, quemó una gran lata y puso el pollo, previamente sazonado y especiado, en un palo clavado en el suelo, lo tapó con la lata y mantuvo un fuego suave alrededor de ella durante unos 45 min. No os diré como estaba, pero sólo quedaron los huesecillos, bien pelados. jajaja

ImagenImagenImagenImagen

Apo es un auténtico superviviente. Reírse del “Ultimo superviviente” de la tele.

El día acabó con unas clases de español para Enes y unas clases de turco para mi, jeje. Enes me estuvo repitiendo al día siguiente “me gustan lo mejillones”. Espero encontrarme con Enes algún día en su viaje que tiene pensado hacer dentro de un par de años.

Gracias Mehmet Zeki, Abdurrahman Unal, Enes Zeki y Taylan por haber compartido vuestro tiempo conmigo, han sido muy buenos momentos para mí.

Imagen

El plan era trazar una línea lo mas recta posible desde Estambul hasta la frontera con Irán, ya que por las fechas y mi retraso en Rumania con el problema de la rueda, solo disponía de 5 días para cruzar Turquía. Esta era la opción más razonable pero a la mañana de salir, hablando con Apo, este me insistió en que me daba tiempo, que debía hacer una buena vuelta y aprovechar que estaba en Turquía.

Entre dudas, decidí hacer lo que mi buen amigo Apo me aconsejó y deciros que al final acertó, es mas, entré en Irán un día antes de lo que tenia en mente y incluso pude ver unos lugares y paisajes muy especiales, como Pamukale y la Capadocia.

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Imagen

Eso si, hacer la vuelta por Turquía me ha supuesto un dineral en gasolina como no os podéis imaginar. La gasolina en Turquía es carisma, unos 2€ por litro.

Los últimos días en Turquía los he pasado un poco solitarios, entre conducir prácticamente todo el día y acampar en el monte, no he podido relacionarme con mucha gente. He intentado acampar en algún jardín de alguna casita con el fin de hablar un poquito con personas, pero cuando iba siendo la hora de buscar un sitio no encontraba ningún poblado que me entrara por el ojo.

Y que explicaros de estas acampadas… Ignorante de mí, que pensaba que en Turquía había desierto y en consecuencia mucho calor. Los últimos días los he pasado por encima de los 1500 metros de altitud!! por la noche me despertaba del frio que tenia jajaja.

El último día dormí a 1900 metros con prácticamente toda la ropa que tenia, y al final me apañé bastante bien. Esta fue la prueba de que aun no necesitaba pagar un hotel.  Realmente me fastidia pagar un hotel solo para dormir.

ImagenImagen

La última noche, encontré un sitio siguiendo un camino que salía de la carretera principal y se adentraba en una planície de pastos y charcas, había un par de coches aparcados por la zona y me pareció buena señal. El problema vino por la mañana, cuando me di cuenta que había perdido la ubicación de la pista que me devolvía a la carretera, imaginaros…

Me faltó el canto de un duro para acabar en un barrizal hasta las rodillas. Me fijé en un tractor y para ahí que fui, andando claro está, a preguntarle como podía salir de allí. Entendí que me aconsejaba que siguiera su senda de vuelta hasta la carretera. La cosa es que él era un tractor y yo una moto de 300kg. Pues eso, que el camino no era en absoluto como el que yo había utilizado para entrar, éste, era con barro, baches y piedras. Deciros que cuando conseguí llegar a la carretera estaba empapado de sudor de los nervios que pasé jajaja.

Imagen

Por fin llegué a la frontera con Irán y bueno, la típica timadilla al cambiar dinero con el primer tipo de la frontera (timadilla por que solo llevaba para ahuyentar a las moscas) y unas ligeras disconformidades con el agente de aduanas respecto a mis fechas del visado. Pero por lo demás genial, los pastelitos del oficial de aduanas estaban buenísimos.

Estas aduanas son la hostia, están los “gestores” que son los que se encargan de ayudarte en los trámites para posteriormente cobrarte. Aunque uno quiera intentar hacer los tramites por sí mismo le resulta imposible ya que no hay nada señalizado y las ventanillas a las que tienes que ir o las conoces o no te enteras, además los propios agentes de aduanas no tienen el mínimo interés en ayudarte y siempre se dirigen a la mosca cojonera o “gestor” que tienes pegado en la oreja. Eso si, al final no me costó mucho explicarle a mi gestor personal que no tenía dinero, que no podía permitirme pagarle 20 dólares y que aceptara mis 50 cent por las molestias ocasionadas.

Como cambian las cosas en 2 Km…

Pasada la frontera vuelve la normalidad, vuelve la gente normal y las sonrisas al pasar.

Los primeros kilómetros por Irán uno tiene la sensación que la cosa ha cambiado de verdad, las matrículas, los letreros (la mayoría completamente en Farsi) y la sensación de estar bastante lejos de casa.

Mi primera prioridad era poner gasolina y comprar un mapa de Irán.

Paré en la primera gasolinera y el encargado, un hombre muy simpático se dispuso, por señas y por jeroglíficos, a explicarme donde podía encontrar un mapa.

A veces, en estas situaciones, la ayuda que inicialmente le pido a una sola persona, a los 5 min se transforma en una red cooperativa de todas las personas del lugar en ayudarme.

Me fijé en un hombre que estaba repostando que tenia el típico gesto pensativo… rascándose la barbilla con la mirada ligeramente hacia el suelo. Me miró y me dijo que le siguiera, que me acompañaba a la tienda donde podría comprar el mapa… y volvió a surgir la magia del viaje…

6 horas después estaba en medio de una super fiesta de cumpleaños, bailando y pasándomelo en grande con un montón de gente que acababa de conocer. Pero esta historia os la contaré una vez finalice, de momento, 4 días después sigo con Jalaly.

Continuara…

Anuncios

9 pensamientos en “7. Turquia

  1. HOLA POOOOLLL, Q ALEGRIA SABER DE TI POR FIN !!!!!!!!!
    ME ALEGRO Q TODO VA BIEN, Y Q GRACIAS A TU FORMA DE SER SIGUES HACIENDO AMIGOS POR TODOS LOS LADOS. SIGUE ASI , DISFRUTA MUCHO Y Q TENGAS MUCHA SUERTE EN LO Q QUEDA DEL VIAJE. SEGUIREMOS EN CONTACTO! UN BESOTE.

  2. Enhorabuena por todo Lo que vas encontrando; te escribo desde Marruecos y estoy de acuerdo en que Lo importante no es el idioma Sino el querer entenderse; a seguir disfrutando.

  3. Que hay de nuevo, viejo. Veo que sigues y sigues adquiriendo experiencia y haciendo amigos, eso es muy bueno, porque estoy seguro que mas de uno nos serviremos de tus conocimientos adquiridos a la hora de iniciar las nuestras aventuras.
    Sigue así, disfrutando, como refleja tu cara en cada foto que cuelgas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s