9. Pakistán

Unos días antes que cruzara la frontera se había producido un pequeño atentado en la zona por la que tenía que pasar. Esto hizo que incrementaran las medidas de seguridad respecto a los turistas.

A primera vista puede parecer molesto tener que ir a ritmo de los escoltas (a veces iban a ritmo de tortuga y otras parecía una carrera), en ocasiones tocaba llevarlos en la moto conmigo y cada 60 km aprox se relevaban y casi siempre tocaba esperar a los nuevos escoltas. Pero os aseguro que tiene su lado positivo.

Una vez le pillas el truquillo para hacer lo que tu quieres sin alterar demasiado sus planes no hay problema.

La cosa es que me tenían que escoltar si o si hasta Quetta, capital de provincia a 700km de la frontera con Irán.

A mitad de camino me llevaron a un hotel para pasar la noche. Al principio fue una situación extraña. Los policías no me dieron opción y me metieron en el hotel. Yo pensaba; … si, si, tu me has metido en este hotel, pues tu lo vas a pagar jajaja

Pues no, lo acabe pagando yo J, la cosa es que era el único hotel militarizado de la ciudad y dado que había habido un atentado días antes me tenia que quedar si o si en ese hotel.

Para que os lo imaginéis, un hotel militarizado, es un hotel que tiene un perímetro de 2 calles a la redonda controladas por militares con barricadas y todas las florituras que os podáis imaginar. En la puerta de entrada hay un pequeño comando 24h y en las esquinas de los tejados un par tiradores preparados para la acción. Te acompañan si sales a la calle y a las 6 de la tarde ya no puedes salir del hotel.

Naturalmente, por mi seguridad, me dieron una habitación interior, con barrotes en las ventanas, supongo para que no entrara ningún terrorista o no me escapara.

Pese a la habitación, la gente del hotel fue estupenda y muy hospitalaria conmigo. Conocí a Jamal y a Irfan gerente del hotel, con los cuales por la noche  hicimos una pequeña fiestecita en la azotea del hotel hasta que acabaron prácticamente en coma etílico.

Al día siguiente, con una buena resaca yo y mis escoltas nos fuimos hacia Quetta.

Por el camino me encontré con un australiano que iba en dirección contraria y tras hablar un ratito me recomendó un hotel de los 2 militarizados de la ciudad.

El hotel estaba lleno de pegatinas de otros viajeros que habían pasado por allí, por desgracia no había ninguna de ningún español, supongo que como yo, no llevaban pegatinas en ese momento jajaja

El problema lo tuve al intentar marchar al día siguiente. Necesitaba un papelito que me autorizaba a abandonar la ciudad. Lo tenía que pedir en las oficinas municipales y el problema es que era viernes. Pues nada a disfrutar de un fin de semana militarizado jajaja.

Al día siguiente conocí a Cris, un alemán de 21 años que había ido a Nepal en avión  y ahora estaba haciendo el viaje de vuelta con una moto nepalí de 125cc que se había comprado. Muy buena idea la de Cris. Van siendo muchos los ejemplos que voy viendo de viajes con motos mas ligeras y prácticas, no serán tan molonas pero las puedes cargar en una furgo en cinco minutos.

La verdad es que necesitaba un fin de semana tranquilito, descansar, actualizar la Web y beber cerveza con Cris.

El martes, por fin, pude salir hacia Multan, un día mas tarde de lo previsto ya que el tramite del dichoso papel me ocupo todo el santo día y solo me dejaban salir a primera hora de la mañana.

Que calor. Fue el primer día que me quite la chaqueta y empecé a cultivan mi moreno paleta que llevo hasta ahora. Creo que rodaban los 50 grados.

Llegue a Multan apunto de anochecer, tenia un contacto que me había pasado Cris pero dada la hora que era y el jaleo que hay en estas ciudades, preferí ir a un hotel de cabeza, pegarme una ducha y luego llamar al contacto por si le iba bien quedar al día siguiente.

Cuando llame a Muhammad Igbal solo quería saber donde estaba. A los 15 min se presento con unos amigos y un collar de flores J para darme la bienvenida a su ciudad.

Al día siguiente me llevo a su casa y se ocupo de deshacerse de los escoltas que tenia detrás de la oreja todo el santo día.

Mr. Igbal es un hombre de 41 años apasionado por los viajes en moto. Es miembro honorífico de los tres clubs de motos de Pakistán y creo que lo conoce todo kiski. No ha podido salir de su país por problemas con los visados pero eso no le ha impedido viajar por su país. En su último viaje se recorrió 25000 km. Se conoce Pakistán de cabo a rabo.

Creo que el concepto de hospitalario no es adecuado, Muhammad es un anfitrión profesional. Aprovechando que su negocio le dejaba tiempo libre se paso todos los días conmigo. El primer día masaje para el viajero, el segundo día visita turística, el tercero puesta a punto de la moto y entrevista para el periódico local, el cuarto planificación de ruta…A todo esto su buen amigo Saeed nos organizaba barbacoas con piscina pakistaní incluida.

Los últimos días llegaron un Japoneses que estaban pensando en hacer inversiones en Pakistán, vamos con muchísima pasta. No se como, pero Muhammed estaba metido en todos los fregaos, me llevo a darles la bienvenida a el mejor restaurante de la ciudad con sus respectivos collares de flores.

A partir de ese momento acabe metido en cada situación que no os podéis imaginar, una noche en el mejor hotel de la ciudad, una reunión de bienvenida en la oficina de turismo de la ciudad, entrevista para la tele…

Los siguientes días estuve en Lahore y Islamabad, bien en casa del primo de Saeed o con amigos de Muhammad. Aparte de visitar la ciudad lo más divertido ha sido la cantidad de situaciones atípicas para mí en las que Igbal me ha metido, en ocasiones conjuntamente con los japoneses.

Visita a los 3 clubs de motos de Pakistán, entrevista para la televisión, reunión con el responsable de turismo de la zona norte de Pakistán, invitado a la primera carrera de enduro de Pakistán, inauguración de … y muchas mas que sinceramente no entendía que pintaba yo allí, pero la cosa es que todos querían una foto conmigo,  me imagino como figura exótica J.

Al principio es divertido, pero tras dos días sin parar de conocer gente al final se hacia durito estar todo el día para arriba y abajo sonriendo para las fotos sin saber que pintaba en esa situación.

No entendía muy bien la relación que tenía Muhammad con los japonés pero estaba claro que mi presencia le iba bien y al fin y al cabo tampoco me suponía un gran esfuerzo.

Tras unos días moviditos mi viaje debía continuar. Decidí hacer la KKH hasta la frontera con China antes de entrar en India. Esta carreta es famosa en todo el mundo por las vistas y los paisajes por los que pasa, pudiéndose ver varios 8000les y tener el paso fronterizo a más altitud del mundo. La cosa es que un tramo de la carretera dicen que hay talibanes y hace menos de 2 semanas mataron a 11 turistas. El responsable de turismo me explico que mi ruta no suponía ningún peligro ya que no iba a permanecer en la zona problemática y que además las medidas de seguridad se habían incrementado mucho. Ha sido una decisión muy meditada ya que para nada me quería exponer en absoluto a ningún riesgo innecesario.

Deciros que la KKH tiene más mala fama de lo que verdaderamente es. Gran parte de la carretera esta recién asfaltada y dado que hace tres años se formo un lago que la corta, hay que hacer un tramo en barca, cosa que ha reducido mucho el trafico. Si que hay tramos muy divertidos pero en general no es el infierno que pintan.

Los días que pase por la KKH me estuve quedando en hoteles similares a los “Paradores Nacionales” que hay por el camino. El responsable de turismo me hizo una carta para que me dejaran acampar en el jardín de los hoteles y estar tranquilo J.

Es curioso porque independientemente de los motivos que hay para que la situación respecto a la seguridad sea tensa, en muchas ocasiones la sensación que tenía es que había un abuso de paternalismo con los turistas. Por si acaso mejor en el hotel y punto. Lo gracioso es que podía ir a otro hotel que no tuviera seguridad y no pasaba nada.

El día que llegue a la frontera de china conocí a Heiko, otro alemán que viajaba en moto pero con sidecar J. Mirando los libros de control de los militares ves que los alemanes son los europeos que mas viajan con diferencia. Para encontrar algún español tenia que pasar varias paginas y ya no digo si lo buscaba motorizado.

Rodar por la Karakorum me ha encantado, en muchas ocasiones me tenía que parar para poder ver todo el paisaje al completo, no os imagináis lo grandes que son estas montañas, te sientes como un mosquito insignificante.

Heiko y yo bajamos juntos hasta Islamabad, una vez allí, el se quedaba en casa de mi amigo Zaghum y yo tiraba hacia Lahore para descansar unos días en casa de Basit antes de entrar en india.

Tengo que volver a Pakistán, en especial la zona norte del país. El problema de viajar solo, especialmente en esta época es que los militares no me dejaban circular por carreteras secundarias, solo por la KKH. Para mi a sido espectacular pero me a quedado ese gusanito de hacer todo el recorrido que quería hacer en un primer momento, visitar mas glaciares, acercarme a algún campo base, visitar algún lago etc…

Estuve apunto de extender mi visado otro mes para repetir la ruta norte junto con Zaghum, este es guía oficial de montaña y fundador de Bikers and Hikers, yendo con un local no tienes problemas para circular por donde quieras. El problema es que acaba de empezar el ramadan.

Si alguien quiere pegarse un buen viaje en moto por Pakistán que no dude en preguntarme, tengo todos los contactos necesarios, motos, guías etc…

Sin duda Pakistán ha sido el país más espectacular hasta la fecha. Puedes ver contrastes espectaculares desde el desierto hasta las montañas más altas del mundo. La calidad de la gente es increíble, creo que todo el mundo esta muy preocupado por la mala imagen internacional de su país, y se esfuerza por cambiarla. Tal vez la hospitalidad de Pakistán es la más exagerada de todos los países musulmanes que he visitado. Y sin duda tiene ese componente de aventura que no deja indiferente.

Lo único molesto de este último mes ha sido la posible fracturilla en el primer dedo de la mano que me hice el primer día jugando a voley en la estación de policías, el resto fantástico.

Video Pakistan

Continuará…

Anuncios

15 pensamientos en “9. Pakistán

  1. Miki y yo alucinamos con tu viaje! Me alegro mucho de leerte!! La envidia empieza a dejar de ser sana jaja muuuchisimos besos Disfrutalo!!!!

  2. Pol, guapo! Somos tus fans num.1! Sobretodo Mati! No sabes cuanto te nombra! Te hechamos de menos, espero que vuelvas a pasar por Aqui…seras bien
    venido!.te queremos, y nos divertimos mucho con tu blog,!

  3. Hola Pol

    Soy un compañero de Cristina de Bellvitge y Cristina me recomendó tu página. He estado siguiendo tu viaje y me parece impresionante. Enhorabuena por tus experiencias y tu aventura. ( tal vez algún día te imite pero dependerá un poco del tema trabajo y de echarle valor)

  4. Hola Pol
    ¡Que pasad de viaje! Enhorabuena pr tus experiencias:)
    SI pasas por Japón, Australia, Vietnam, Hong Kong o Shangai o Camboya dímelo y si te puedo ayudar con algun consejo te ayudo (aunque no mucho porque solo fui de turista normal)Enhorabuena y adelante. Me encantan tus aventuras : D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s